El Colegio de Arquitectos recurre el concurso de la nueva facultad de Medicina - COADE

El Colegio de Arquitectos recurre el concurso de la nueva facultad de Medicina

El Colegio de Arquitectos recurre el concurso de la nueva facultad de Medicina

Modificado el martes, 16 octubre 2018

«Denuncian que se prima la oferta económica, el corto plazo para presentar los proyectos y que la experiencia que se exige veta la participación de los profesionales extremeños.

El Colegio Oficial de Arquitectos de Extremadura (Coade) ha recurrido las condiciones del concurso, convocado por la Consejería de Educación, para hacer el proyecto de la nueva facultad de Medicina en el campus de Badajoz.

El colectivo lamenta que la Junta de Extremadura no haya usado la fórmula del concurso de ideas para el que es, según el decano José Antonio Ortiz, «el edificio más emblemático que desde hace muchos años y probablemente también en años futuros se proyecte y construya en Extremadura».

A estas alturas, cuando el concurso ya está en marcha (se publicó en el DOE el pasado 28 de diciembre), Ortiz reconoce que es difícil dar marcha atrás pero sí pide que la calidad de las propuestas presentadas no se subordine a la mejor oferta económica a la hora de adjudicarlo.

Si Educación no atiende sus peticiones interpondrán recurso de reposición, que paralizaría la adjudicación

«Desgraciadamente, en los concursos de la Junta de Extremadura ha venido primando el criterio económico, entendemos que desde una posición cómoda y preventiva por parte, más que de los políticos, de otros organismos como la Intervención General o la Abogacía General», valora el decano. Esto, a su juicio, solo genera problemas porque «después de un proyecto mal hecho o deficientemente terminado viene una obra con problemas», añade.

En el pliego del concurso de la nueva facultad de Medicina, el cálculo de la oferta económica se hace con la llamada ‘fórmula A’. «Esto significa que la oferta más barata es la que tiene prácticamente todas las posibilidades de ser adjudicataria, independientemente de la propuesta técnica», explica el decano de Coade.

Añade además que la Junta de Extremadura está aceptando las justificaciones de bajas desproporcionadas. Esto implica -argumenta- «que los arquitectos se vean obligados a trabajar por debajo del coste de producción para sumar experiencia y optar a sucesivos concursos. Tienen que hacer un esfuerzo desproporcionado para que luego el peso de sus propuestas sobre el resultado final de la adjudicación sea mínimo».

En su lugar, piden a Educación que cambie la fórmula de cálculo de la oferta económica, para reducir el riesgo de bajas. Propone que se le reste peso en el conjunto de la valoración, a favor de otros criterios como la incorporación de más arquitectos al equipo, especialmente menores de 40 años. Pone como ejemplo a seguir los concursos de la rehabilitación del Hospital Provincial y del Campillo en Badajoz.

Los arquitectos extremeños alegan, además, que el plazo para presentar las ofertas dado por la Consejería de Educación es muy corto. Según el pliego, los equipos tienen hasta el 19 de febrero para presentar sus propuestas. Este tiempo, según Coade, es insuficiente dada la complejidad del programa de la nueva facultad y su vinculación con el edificio del Hospital Infanta Cristina. A ello se suma que las fiestas navideñas han caído en medio.

Por todo, quieren que se amplíe el plazo al menos veinte días. «Es una ampliación razonable que no supone ningún perjuicio para la consejería en cuanto al cumplimiento de los plazos, pero que permitiría mejorar la calidad de las ofertas que se presenten e incluso el número de ellas», dice Ortiz.

Por último, denuncian los requisitos de experiencia impuestos por la Junta de Extremadura para optar a la redacción del proyecto de la nueva facultad de Medicina, que haya redactado o dirigido obras con un presupuesto de cinco millones de euros en los últimos diez años. Entiende que esto impide que puedan presentarse los arquitectos extremeños.

«Tras una década de crisis, en la región no se han hecho edificios de cinco millones de euros, con lo cual podríamos contar con los dedos de una mano los arquitectos extremeños que podrían aportar esa experiencia», dice el decano. Por ello, reclaman que se reduzca la experiencia en obras similares a un importe de 2,5 millones de euros.

Desde Coade se reconoce que el pliego del concurso presentado por la Junta de Extremadura es legal, pero con esto quieren llamar la atención sobre la tendencia a primar el precio en los concursos públicos. Esperan ahora que Educación, que tiene un mes para contestar, sea receptiva a sus peticiones. Si no lo hace o no atiende sus reclamaciones presentarán un recurso de reposición. En este caso, el concurso del proyecto de la nueva facultad de Medicina se paralizaría hasta que se resolviese el recurso.

Enfado en la UEx

Esta posibilidad ha caído como un jarro de agua fría en la Universidad. El decano de Medicina, Francisco Vaz, reconoce que la facultad tiene un «enfado absoluto». «No puede ser que con el tiempo que llevamos esperando y la ilusión con la que la gente ha recibido el inicio del proceso, ahora surja esto».

El decano reclama que se pongan de acuerdo para dar una solución al recurso cuanto antes para que las obras puedan empezar en enero del próximo año, como estaba previsto. «El edificio que tenemos está en muy malas condiciones y tenemos riesgos. Son circunstancias que hay que tener en cuenta», recuerda Vaz.

Por su parte, Educación recibió ayer el escrito del Coade y ya está estudiando las alegaciones. Según confirma la Consejería, se va a emplazar a los representantes del Colegio de Arquitectos a una reunión con el secretario general de Educación, Rubén Rubio, y con el director general de Formación Profesional y Universidad, Juan José Maldonado, para debatir los puntos del pliego de contratación en los que hay desacuerdo.

En cualquier caso, defiende que «la licitación y los pliegos están redactados conforme a la legalidad vigente. De hecho, dentro de los márgenes legales, en el apartado de los criterios de valoración subjetivos, la Consejería ha restado un peso específico al valor del precio, respecto a los pliegos tipo de la Junta de Extremadura».

En cuanto al plazo para presentar ofertas, la administración regional también responde que se ha fijado en 60 días, cuando el mínimo legal son 40. Con esto, dice Educación, «se ha tenido en cuenta que tuviera un plazo bastante considerable y bastante superior a lo que suele ser habitual»».

Publicado en www.hoy.es el 9 de enero de 2018.